Páginas vistas en el último mes

jueves, 25 de agosto de 2016

Indar Gorri, nora zoaz?

Un miembro de Indar Gorri. 
En los últimos días El Español ha ido sacando un par de artículos sobre algunos elementos de Indar Gorri que me han dejado muy preocupado. Están basados en las escuchas policiales a miembros de la cúpula, y el contenido de las grabaciones no presagian nada bueno. Las conclusiones que se sacan de esas conversaciones son demoledoras para sus aspiraciones osasunistas o vasquistas. Lo que por encima todo parece importarles es la acción violenta, con el fin de ganarse un estatus de prestigio ante  sí mismos y el resto de grupos ultras de España. Y ello sin desdeñar la droga ("los langostinos").
Muy curioso, precisamente cuando grupos políticamente afines andan embarcados en una campaña contra la violencia sexista.

Uno de los 18 detenidos
"Tengo unas ganas de hostias de flipar": los ultras del fútbol, retratados por las escuchas

EL ESPAÑOL accede a las conversaciones policiales de los ultras de Osasuna, investigados por organización criminal.



Tengo unas ganas de hostias que es de flipar, tengo mucho estrés acumulado”, “lo llegamos a coger entre los 25 y les hubiésemos untado”, “el grupo paga la pensión, la comida y la gasolina y algún pollo de cocaína”, “habría que matarlos a todos”... Estas son sólo algunas de las expresiones recogidas en la investigación que un juzgado de Pamplona sigue sobre los Indar Gorri (Fuerza Roja), seguidores radicales del Club Atlético Osasuna.Violencia gratuita, odio al enemigo, drogas, armas… Son horas y horas de escuchas telefónicas a las que ha tenido acceso este periódico y que trazan la radiografía perfecta de lo que significa formar parte de un grupo ultra en España.



El pasado mes de febrero fueron detenidos 18 destacados miembros de Indar Gorri. Entre ellos estaba su líder -apodado ‘Comandante’- y su principal lugarteniente, alias 'Beltza'. Sobre todos los arrestados pesa la acusación de integración en “organización criminal”, una imputación derivada de un sinfín de peleas, lesiones y altercados como el que protagonizaron el 3 de mayo de 2014 en una reyerta contra los Celtarras, radicales del Celta de Vigo. 
Entre las calles de Julián Gayarre y Sangüesa de Pamplona, los ultras navarros hicieron una emboscada a los gallegos, resultando heridos varios de ellos. Cortes, fracturas, contusiones y numerosos daños materiales en la zona. En el asalto usaron cadenas metálicas, palos de madera, cuchillos, barras de hierro... Aunque fueron varios los agredidos, tan sólo uno accedió a presentar denuncia, pero cuando se le mostraron varias fotografías de los presuntos agresores, dijo no conocer a ninguno. Los grupos ultras guardan no pocas similitudes con las bandas mafiosas y la omertá es una de ellas.

Algo parecido sucedió el 19 de septiembre de 2015 en Tafalla. En este caso las agresiones las sufrieron ultras radicales del Racing de Santander, las Juventudes Verdiblancas. El equipo cántabro no jugaba contra Osasuna, sino contra el Peña Sport de Tafalla, pero la visita de los santanderinos a la comunidad foral fue aprovechada por Indar Gorri para tener un nuevo intercambio de golpes. El resultado fue de seis personas heridas. Dos de ellas tuvieron que ser trasladadas a un centro de salud. Otros fueron atendidos por una ambulancia que se encontraba en la zona debido a la celebración de una prueba ciclista. Un Juzgado de Tafalla abrió diligencias por lo sucedido, pero las actuaciones se acabaron archivando.
La droga también está presente en el día a día del grupo. Son varias las conversaciones que aluden al consumo de drogas. La más gráfica es la que mantiene el 'Comandante' con otro Indar Gorri al que le pregunta por una tercera persona, en concreto, un ultra del Deportivo de la Coruña. El 'Comandante' quiere saber si este contacto gallego le ha dado "langostinos" (cocaína, según el análisis de los investigadores policiales). "¿Qué te iba a decir? Cambiando de tema. ¿Te dio algún langostino (el ultra deportivista)? ¿Alguna, algún kilo de langostinos? (...) ¿te ha dado para estas navidades algo de langostinos? Igual me faltaba a mí algo… no, va, poco ¡eh! Nada", dice el líder de Indar Gorri. Su interlocutor le confirma que tiene la droga (o el supuesto marisco) y le invita a que se pase por su casa ese mismo día para dársela.

El graderío sur, donde se ubica Indar Gorri. Efe
"DARLE UN SOPLAMOCOS A ALGUNO"
El fútbol es lo de menos para estos hinchas violentos, como indica la conversación que mantiene 'Beltza' con uno de sus camaradas con motivo de un viaje a Soria: “Yo cuando empiece el fútbol, si no hay movimiento me vuelvo”. El plan era ir y regresar en el mismo día, 300 kilómetros sólo para pegarse, para “darle un soplamocos a alguno”. “Yo voy a buscar a alguno, eh, habrá que pasar la tarde a buscar a alguno”. “Tengo unas ganas de hostias que es de flipar, tengo mucho estrés acumulado”, admite 'Beltza'.
Indar Gorri ocupa cada partido de Osasuna el graderío sur del estadio de El Sadar. Acuden habitualmente unos 300 seguidores radicales, pero las pesquisas de las autoridades se centran en un grupo de unos 60 perfiles. Entre ellos se autodenominan “los buenos”, “los nuestros” o “los cincuenta de Madrid”. Esta última denominación hace alusión al medio centenar que el 26 de abril de 2014 se desplazó al Santiago Bernabéu para presenciar un partido entre Osasuna y el Real Madrid. En la previa del encuentro y tras una pelea contra los ultras madridistas, la Policía les envío de vuelta a casa sin presenciar el encuentro. Fue una victoria épica para ellos.


Curiosamente, CAO CANIS y COCAINAS tienen las mismas letras
Según la tesis policial, para Indar Gorri la violencia es un medio para conseguir una posición de estatus, de "respeto" frente al resto de grupos ultras que se reparten por la geografía española. Y dentro de esos objetivos, el viaje a Madrid fue satisfactorio. En sus conversaciones tienen más presente aquella pelea que la derrota por 4-0 sufrida por Osasuna con goles de Cristiano Ronaldo, Ramos y Carvajal.
En sus informes, las fuerzas de seguridad diseccionan el grupo para diferenciar en él distintas estructuras. Están los 'Canis CAO', algo así como la avanzadilla violenta de Indar Gorri, que se refiere a ellos como “sección suicida”. Sus miembros comprenden edades de entre 18 y 23 años. También están 'Los Abuelos', integrantes de mayor edad y a los que las obligaciones familiares y labores impiden seguir en la primera línea como antes.
En algunas ocasiones la dirección del grupo les ha usado para despistar a la Policía concentrándoles en la Taberna Ezpala para hacer creer que el grupo se encuentra allí mientras sus miembros más activos buscan pelea contra aficionados rivales llegados a la ciudad. En 2009, la Fiscalía de la Audiencia Nacional solicitó el cierre de la taberna Ezpala por exhibirse en ella fotos de etarras. Indar Gorri, como casi todos los grupos ultras en España, tiene una ideología oficial. En su caso, es de extrema izquierda y abertzale.

Bandera de Indar Gorri con escudo de Euskal Herria.
"ACCIÓN DE CASTIGO" EN LOGROÑO
Es el 3 de noviembre de 2015 y ese día los miembros más destacados del grupo han convocado una reunión importante: hay que organizar una “acción de castigo” sobre los ultras del Logroñés, equipo con el que también mantienen una añeja rivalidad. Aún quedan unas semanas para la fecha elegida, el 2 de diciembre de 2015. Da igual que ese día sea el Sevilla y no Osasuna quien juegue en el estadio de Las Gaunas. Dentro del campo lo que hay en juego es una plaza en la siguiente ronda de Copa del Rey. Fuera del campo, una nueva oportunidad de ganar estatus con otra pelea. Así son los códigos del movimiento ultra.
El local donde se perfilan los detalles para la “acción de castigo” es un semisótano ubicado en el número 17 de la calle Río Ega, una zona peatonal entre los barrios de la Milagrosa e Iturrama. Es el cuartel general de los inquilinos del graderío sur del estadio de El Sadar. Allí se juntan para decidir sus acciones, organizar los desplazamientos a otros estadios, guardar las banderas del grupo o incluso hacer pesas en una zona que tienen habilitada como gimnasio.
En torno a la hora prevista comienzan a llegar al local los cabecillas de Indar Gorri. El 'Comandante' llega tarde porque ha estado tomando unos potes en Burlada. Entre la quincena de ultras que se dan cita juntan un buen puñado de antecedentes policiales. Muchos de ellos proceden de los llamados “microbotas”, una sección juvenil de extrema izquierda que, desde 2010, viene protagonizando diversas agresiones y amenazas en Pamplona. A pesar de su juventud, se caracterizan por la extrema agresividad de sus ataques, algo que les ha granjeado cierta fama en la ciudad. Desde hace un tiempo son los que mandan en Indar Gorri.

De la reunión surge una consigna clara: el viaje para pegarse con los ultras logroñeses del 'Viejo Fondo' tiene que permanecer en secreto. La razón es que, acompañando al Sevilla, viajarán también sus ultras, los Biris Norte, quienes podrían sufrir las consecuencias por parte de la Policía en caso de registrarse incidentes el día del partido. Conviene no dar excesiva publicidad para que la “acción de castigo” salga bien y no haya problemas con los radicales sevillistas.


EL 'COMANDANTE' SE ENFADA
Sin embargo, algo se tuerce durante los preparativos y finalmente sus planes llegan a oídos de los Biris. También de los Riazor Blues, radicales del Deportivo de la Coruña con los que Indar Gorri mantiene buenas relaciones en el complejo entramado de hermanamientos y enemistades que conforma el panorama ultra español. Casi siempre por motivos ideológicos más que deportivos. La filtración ha salido de un miembro de Indar Gorri y el 'Comandante' está enfadado. Lo demuestra la conversación telefónica que mantiene con 'Beltza', su mano derecha.
-‘Comandante’: “Lo que no entiendo es cómo pudisteis coger y avisarles a ellos (a los Biris) de que ibais a ir, tío, es que, es que…”.
-‘Beltza’: “Cago en Dios”.
-‘Comandante’: A ver, a ver, ‘Beltza’, se va, se baja, pim, pam, pum, a lo nuestro y punto y ya está. ¿Y quién ha sido? Aquí nadie sabe nada”.
-‘Beltza’: “Ya. No sé. Me pareció honrao, sabes, ir de cara primo, yo qué sé…”
-‘Comandante’: “Pero es que ir de cara con un grupo que tienes confianza… pero ir de cara con este grupo (los Biris) que ni pincha ni corta… que les den por culo” (…) “¿Tú te crees que en Europa van a andar llamándose los de no sé quién contra los de no se quién para ir a por un grupo? Si van los dos, van los dos y si pilla el grupo de los dos, pilla de los dos y punto final”.
Quien realmente se ha ido de la lengua es uno de los miembros del grupo al que llaman ‘Limón’ y que guarda buenas relaciones a nivel personal con varios ultras sevilistas. El ‘Comandante’ pierde la paciencia: “Y el Limón este es como para darle un tortazo. Que no vaya aquí de super defensor de los Biris, tío, que ya le vale también”.
De la conversación entre ambos dirigentes se desprende poca simpatía por los ultras sevillistas. “¡A mí me suda la polla, eh! ¡Yo es el grupo que más asco me da a mí, eh! O sea, me da más asco que…”, dice el 'Comandante'. “Yo, es que flipas. Es que son una cuadrilla de subnormales esa peña, primo. Encima te están exigiendo como si fueran ellos más que tú, ¿sabes?”, le responde su lugarteniente. Ese sentimiento hacia los radicales sevillistas es compartido también por otros integrantes de Indar Gorri. “Que se jodan esa banda de hijos de puta, por su puta culpa pisé dos veces comisaría, ahí se mueran”; “Bah, me la suda, yo voy a ir, como si me pego con los Biris”.



Grupo de Indar Gorri, frente al Ayuntamiento de Pamplona. 
EFE

DISPOSITIVO "DE PÁNICO"
La preocupación por que hayan trascendido sus planes de viajar a Logroño va en aumento a medida que avanza la conversación.
-‘Beltza’: “Pero ahora a mi lo que me jode de bajar es que ahora ya es jugártela, ¿sabes? Porque es que sabe ya toda España que vamos”.
-‘Comandante’: “No, no, es que ahora sabe todo quisqui. Sabrá Policía, eh.”
-‘Beltza’: “¡Claro! Por eso te quiero decir. Es que yo ya no…”
-‘Comandante’: “¡Yo ni bajaba directamente, eh!”
Finalmente, el viaje se mantiene e Indar Gorri acude a Logroño el día señalado. Sólo el fuerte dispositivo policial impidió aquel día la “acción de castigo” planificada semanas atrás o directamente una batalla campal con la implicación de tres grupos distintos. “Eso imposible, tú, aquello imposible. No sabes la que había montada. Un dispositivo de pánico”, comenta ‘Beltza’ a uno de sus camaradas el día de autos.


Indar Gorri durante una concentración

Otro miembro del grupo que ha llegado de los primeros a la zona acordada avisa al resto de las pocas expectativas de pelea que presenta la situación: “Hay 15 chavales que si bajamos del coche que voy yo ahora mismo echan a correr, así de claro, por eso sin más”. Este ultra hace esos comentarios desde un lugar próximo al que en 2010 albergó un ataque de Indar Gorri. Aquella vez, varios de sus miembros , encapuchados, atacaron la cafetería 'Los Ángeles', situada en la avenida Sierra de Logroño. Allí se encontraban los ultras del Logroñés contra los que emplearon un artificio casero tipo 'bazoka'.
El 'Comandante' también da su punto de vista sobre la acción de castigo frustrada por la Policía: “Unos criajos. Bah, los llegamos a coger entre los 25 que hubiésemos bajado y les hubiésemos untado hasta atrás, pero bueno, mejor para casa” (…) “me he quedado a dos velas, ahora me doy cuenta de que las Juventudes (Verdiblancas) tienen bastante más, no sé quiénes habrán subido de Biris, supongo que habrán subido cuatro tontolabas, pero de puta risa, todos por ahí sueltos, un coche cogido por la madera (policía)”. No pasarán muchos días hasta que los miembros de Indar Gorri se vuelvan a reunir en su local para perfilar la siguiente acción violenta.

Si te quedan ganas de leer el 2º artículo del Periódico de Pedro J. Ramírez:

DIARIO DE UN ULTRA (II): EL FALLIDO PACTO ABERTZALE

miércoles, 24 de agosto de 2016

El Cabrero de Gallipienzo. Bibliografía, poemas, dichos y artículos

Monumento artesanal al Cabrero, instalado junto a la fuente
Hace poco me di cuenta de que todavía no habíamos hablado en profundidad de Zacarra, el Cabrero de Gallipienzo.
Puse hace diez días una breve bibliografía, y hoy complemento esa entrada con el acceso a todo lo relevante que he encontrado escrito sobre el Cabrero.
Quiero hacer hincapié en que he conseguido el acceso directo -desde esta misma entrada- al artículo de Javier Sagüés, el trabajo más completo y más ameno que se ha hecho sobre Zacarías Eseverri Miquelena, y que lleva por título "Zacarra, el cabrero de Gallipienzo".

Bibliografía sobre el Cabrero de Gallipienzo
Esto es lo que he encontrado en la Red. Y si alguien echa en falta algún autor más, tenéis a mano mi correo (patximendiburu@gmail.com). 
Por orden alfabético de apellidos estos son los autores que han mencionado alguna vez al Cabrero de Gallipienzo:

1. Iribarren, José Mª
Refranes y Adagios-cantares y jotas-Dichos y frases proverbiales (1945): 
"Ese hizo la del cabrero de Gallipienzo (En Gallipienzo había un cabrero al cuidado del rebaño concejil. Llegaron fiestas, y el hombre, rabioso de tener que trabajar mientras todos holgaban, echó las cabras a las viñas que se hallaban entonces en ligazón (1), y los voraces irascos (2) destrozaron buena parte de la cosecha)"
(1) Cuando desaparece la flor de la vid y sale el fruto
(2) Macho cabrío castrado. Por extensión, Macho cabrío

2. Larrainzar, Patxi
En "Adiós, Monseñor" (1992), hablando de un recién fallecido, dice: 
"¡Qué enterado, si nadie ha vuelto a decir nada, ni siquiera el cabrero de Gallipienzo, que lo prometió solemnemente!"

3. Martín Sanchez, Manuel
Su obra, Seres míticos y personajes fantásticos españoles (2002) hace un análisis de la mitología popular española  y recorre las mitologías de las diferentes Comunidades, entre ellas Navarra, mencionando al Cabrero de Gallipienzo. Una pena que no tengamos acceso desde internet al contenido concreto sobre Zacarra.

4. Ordóñez, Valeriano
Tiene una poesía, "Todos hablarán de ti", dedicada a Zacarra y recogida por Javier Sagüés en su libro sobre el Cabrero. Aquí la tenemos:


TODOS HABLARAN DE TI
(Valeriano Ordóñez) 

Pensativo y sentencioso,
Moreno y pocas palabras,
Te bastaron por la vida,
Tu perro, el cielo y tus cabras.

Con tu estatura mediana,
Vivos ojos, piel enjuta,
Veías nuevos confines
Desde tu altura impoluta.

Al de Arriba tú mirabas,
En el hombre no confías,
De la consumada ciencia
Más que muchos tú sabías.
Visten tu cuerpo de corzo,
Tallado de sólo huesos,
Boina, espaldero y mochila,
Frente al bochorno y al cierzo.

Este palo de pastor,
Que ya adornó tu navaja,
Será tu cetro de rey
Por sendas de Sancho Abarca.

Cabrero de Gallipienzo,
Rey festivo, buen Zacarra (1),
Todos hablarán de ti
En las tierras de Navarra.















(1) Al llamarse Zacarías, le llamaban Zaca, pero sobre todo Zacarra, que en vasco es rudo, tosco


Javier Sagüés al frente de su orquesta, el 28 de marzo de 2015,
en la iglesia de las Carmelitas de Villafranca (Navarra). ALICIA ARZA
5. Sagüés, Javier
Sin duda alguna, Javier Sagüés, hombre polifacético donde los haya, fue quien más se esmeró en hacer un buen retrato del Cabrero. Escribió "Zacarra. El Cabrero de Gallipienzo", un texto novelado, con chispeantes diálogos en el lenguaje popular de la zona, en "Cuadernos de Etnología y Etnografía de Navarra, 1992, Nº 60, p. 295-344".  Es tan grande el dominio que tiene Sagüés, natural de Gallipienzo, de los giros y expresiones típicos de esta Villa y alrededores, que él mismo nos facilita, al final de su artículo, un extenso diccionario, con vocablos gallipienzanos, para que no nos volvamos locos.
"Lo dicho, próximamente lo publicaré en Desolvidar" -dije hace unos días. Pues ahí tenéis la obra de Javier Sagüés dedicada a Zacarra. Pinchando en el enlace en rojo del título, accedéis directamente al artículo y, además, os lo podéis descargar. 
Gracias, Javier, por esta delicia.

Tiene, en vascuence, una colección de conferencias reunidas bajo el título de Auspoaren auspoa. Hitzaldiak (tras pinchar en el enlace, escribe en tu buscador "Gallipienzo" y en las dos primeras apariciones verás lo referente al dicho sobre Zacarra). En ellas presenta una serie de refranes y de dichos populares y, hablando de Zacarra, traduce al vasco el dicho "Dar más que hablar que el cabrero de Gallipienzo" ("Galipentzuko auntz-zaiak baiño zer esan geiago eman") 

lunes, 22 de agosto de 2016

Ruth Beitia, pianista y maestra de Oro


Ruth Beitia me ha enseñado, al menos, un par de cosas.
Siempre he pensado que era difícil ser amigo de alguien con quien compites a muerte. Ella en cambio es capaz de combinar con toda tranquilidad amistad y rivalidad.
Cuando hace cuatro años estuvo en Pamplona, participando (su venida sonaba a despedida. De hecho, el Marca del 24.08.12 así lo recogió.) en el Campeonato de España de Atletismo que se celebró en nuestra ciudad, tuve la ocasión de saludarla, grabarla y comprobar el buen ambiente que reinaba en el foso de altura.
Me lo demostró con Marta Mendía. Cuando la navarra Marta reinaba en la altura y Ruth empezaba, yo creía que iban a tener mucho pique entre ellas, porque muy pronto Ruth empezó a hacerle sombra y a superarla. Aluciné cuando me enteré de que se habían hecho amigas y Marta invitaba a Ruth a fiestas de Salinas (Es Salinas de Ibargoiti, no Idocin, como he puesto al principio. ¡Están tan cerca!)
El técnico Ramón Torralbo, felicitando
a una emocionada Ruth Beitia. REUTERS
En el vídeo vais a ver unos cuantos detalles preciosos de Ruth animando, aplaudiendo y llorando con sus rivales. ¡Increíble1
Otro aspecto que para mí es también asombroso es su alegría. Puede dar la impresión de que le falta un tornillo cuando la ves hablando con el listón y diciéndole cosas, o dando conciertos de piano a una sola mano antes del salto. Pero siempre, siempre, está sonriendo. Cuando las demás tuercen el gesto por la tensión, Ruth parece haber superado esa fase.
En agradecimiento a tus enseñanzas, Ruth, quiero dedicarte este vídeo. Para hacerlo más breve, he tenido que quitar -con mucha pena- bastantes escenas entrañables. A pesar de todo, dura 8.30. Demasiado largo en estos tiempos de prisas.
Le he puesto (en origen no hay locutor) una música que creo que te gustará: las dos canciones más bellas de los últimos años de tu Cantabria del alma. Y para terminar, el himno no oficial de nuestra querida patria: Suspiros de España. A ver si te gusta.
Gracias por todo

sábado, 20 de agosto de 2016

Luisa Delgado: "Rebelión en el baserri"


Este artículo de Luisa Delgado parece que se dirige a Euskadi, pero, en cuanto empezamos a leerlo desde Navarra, enseguida vemos que se puede aplicar aquí perfectamente. Por ejemplo, la toponimia, en algún caso ya oficial, aunque sea una patraña: Azkoien, Larraina, Txantrea… El simple uso de la expresión lengua vasca (no digamos vascuence) en lugar de decir euskera, ya provoca sonrisitas irónicas en ciertos sectores, agurparlantes fundamentalmente. Los que se llaman nombres vascos son, en su mayoría, inventados por un racista: Sabino Arana, fundador del PNV. Por cierto, ¿sabéis cómo  quería Sabino ponerme a mi? ¡Pantzeska! ¡Toma ya!

Como dice Luisa, ¿a qué esperamos para rebelarnos y actuar sin complejos?


Rebelión en el baserri por Luisa Delgado

Todos los días me hago la misma pregunta y parece ser que la respuesta -a este paso- será: “nunca”.
Veo una sociedad vasca totalmente adoctrinada por el nacionalismo vasco, una sociedad sumisa y acomplejada. Y es lógico -dentro de la anormalidad de la sociedad vasca- que esto pase porque, tras décadas de bombas-lapa y tiros en la nuca, es normal que se haya inoculado un miedo en la sociedad vasca que tardará décadas en curarse.
Este miedo se manifiesta de diferentes formas.
Una es el repugnante silencio cobarde. Cuándo ETA asesinaba, pues no decir nada, no expresar la más mínima crítica. Como quien oye llover en esta tierra.
Otra forma de miedo y todavía más repugnante es el síndrome de Estocolmo. Tal es el miedo que hay que hacerse perdonar cómo sea, y para ello hacerse victimario, aunque uno sea nacido en León.
Este miedo por no salirse de la tribu se manifiesta a través de estos modismos que ya he comentado otras muchas veces antes, pero son tan absurdos y, a la vez, excluyentes que nunca me canso de mencionarlos:


Ahí sigue, a pesar de todos los intentos
1- Hay que bautizar a los hijos cómo Gorka y no Jorge, Miren y no María. Ahora, incluso, hay algunos aún más estrafalarios (Gotzon -ver Truhán 2- es de traca) y así uno es más de pura cepa. Incluso hay quien se bautiza a sí mismo, sin esperar siempre a los descendientes, y si uno se llama Juan, se hace llamar Jon, y así tiene el pasaporte a la tribu.
2- Hay que escribir con K y TX y no con C o CH. Parece que escribir gramaticalmente bien es una ofensa. En muchos bares se ven “pinTXos”, “boKatas”. Lo correcto será escribir según las reglas gramaticales del idioma en que se habla. Si hablo en español, lo lógico es emplear la CH y la C. De forma que ahora hay que desaprender lo que se ha aprendido en el colegio y emplearlas mal para que no se nos señale. ¡Acojonante! Esto de las reglas gramaticales se lo he dicho a algún TX-maníaco y les sienta bastante mal. Yo creo que les molesta que se descubra sus complejos, su estulticia.
3- Emplaer ciertas palabras políticamente correctas a la hora de hablar. Además lo curioso es que son palabras muy sentimentales y que evocan sensaciones agradables. Es cómo querer hacernos asociar lo vasco con lo bueno. Es decir, “padres” es “los aitas” y encima se dice mal (lo correcto en plural sería “gurasoak”) por parte de los que tanto presumen de defender el euskera. “Profesor” es “irakasle”. Cómo si un profesor del País Vasco fuese en lo esencial diferente a un profesor de Cantabria o Yakarta.
4- Hay que decir “AGURRRRRR” (latín tardio) por todo lo alto y que se entere todo el mundo de lo vasco que es uno, aunque a la gente le importe 3 pimientos. Y si encima se dice “eskerrik asko”, pues mucho mejor. Me da algo de asco cuándo veo a estos vendedores de calle extranjeros, muchas veces africanos, decir “eskerrik asko”, haciendo la pelota, tratando de quedar bien.
5- Hablar a los niños en euskera. Ahora de repente se ha puesto de moda. Lo curioso es que los padres hablan entre ellos o con otros adultos en español. ¿Pero no les gustaba tanto el euskera? Ahí se ve que es una forma de presión social, y de adoctrinamiento. Lo que también es curioso es que la gran mayoría de los agurparlantes no hablan entre ellos en euskera. Incluso los niños y jóvenes que han estudiado en ikastolas tampoco hablan euskera en la calle. ¿Pero no había tal interés por el euskera? Por eso, si se analiza, uno empieza a pensar que todo es apariencia de cara a la galería.
6- La toponimia. Hay que escribir “Bizkaia” y no “Vizcaya” porque eso parece una blasfemia, por el simple hecho de emplear bien las reglas gramaticales. Es como si, escribiendo en español, escribo “London” y no “Londres”. Algo absurdo. Pues así de absurdo es el nacionalismo.



Quienes van de megavascos, empleando todo el día estos modismos sin venir a cuento de nada, ellos no se dan cuenta pero, de una forma implícita, hacen ver que la sociedad vasca es cerrada, xenófoba, excluyente y totalitaria.
Ahora yo me pregunto: “¿hasta cuándo vamos a estar sometidos por el nacionalismo?” No es normal que en plenas fiestas de los pueblos y ciudades haya casetas de los asesinos y sus amigos con toda la impunidad del mundo. Como tampoco es normal que la gente consuma ahí sin sufrir ninguna repugnancia. Pero aquí nadie se inmuta, nadie dice nada o, si dice, es para ser políticamente correcto con el nacionalismo y hacerse perdonar. Incluso el periódico El Correo, supuestamente no nacionalista, emplea la toponimia políticamente correcta cómo “Bizkaia” y “Santurtzi” en vez de “Vizcaya” y “Santurce”. Algunos periódicos, incluso, te censuran comentarios políticamente incorrectos con el nacionalismo. Haced la prueba si queréis.
En Cataluña pasa tres cuartos de lo mismo, pero parece que ahora empiezan a reaccionar poco a poco. Ya hay una Societat Civil Catalana. También hay una web que está levantado ampollas y tiene notable éxito de audiencia que se llama Dolça Catalunya.
Pero en el País Vasco se echa de menos una web similar. A ver si se empieza a cuestionar los dogmas nacionalistas de una vez. Demostrar sus falsedades, dejarles sin argumentos, dejarles en evidencia y sin complejos.
¿Cuándo va a empezar a rebelarse la sociedad vasca?

viernes, 19 de agosto de 2016

El vídeo que Sergio se merece



Me acaba de llegar al messenger este mensaje que ha hecho cambiar el plan de entradas que tenía para hoy. El emisor es, nada menos, que Sergio Fernández, nuestro flamante Récord Nacional de 400 vallas. Entenderéis que, en agradecimiento a su amabilidad, vuelva a mandaros la entrada con el vídeo de Río en el que hizo tan prodigiosa marca:



Dicen algunos titulares apresurados que "Sergio Fernández ha borrado el récord más antiguo del atletismo español". No se dan cuenta de que Sergio ha tenido el detalle de hacer su récord -48.87- justo en las mismas centésimas que el año -87- en el que el gran José Alonso Valero hizo el suyo. Así pues, el récord de Sergio no borra, sino que recuerda (de ahí viene récord) el año de Valero, quien ha demostrado ser todo un señor: "Es un honor tener un sucesor así"- ha señalado el tarraconense.
Pero no sólo Sergio recuerda con su récord a Alonso Valero. Cada vez que bate alguna marca nos recuerda cómo termina el apellido del entrenador que tuvo desde niño, de Luis Requetibate, quien debe de tener algún pacto secreto con el 400 vallas: de las diez mejores marcas nacionales en esta disciplina, tres (Sergio Fernández, José María Romera e Iñigo Monreal) han salido del buen ojo del entrenador de la sección de atletismo de Lagunak, de Barañáin (a este paso, Vallañáin).
Luis Requetibate, además de buena vista, tiene la suficiente humildad como para reconocer que "llega un momento en el que, con cierta edad o nivel deportivo, a mí ya me superan, y es cuando les recomiendo que entrenen con otros técnicos".
Sergio Fernández, quien hace cuatro años tenía una mejor y discreta marca personal de 52.64 en los 400 vallas, apostó fuerte en 2013. Cambió de vida. Se trasladó a Madrid para entrenar en el Centro de Alto Rendimiento bajo la supervisión de Jesús Álvarez. Una apuesta y un sacrificio personal que le está dando sus frutos.
El año pasado por estas fechas, recogíamos en Desolvidar su pena por no haber podido bajar de 50" en el Campeonato de España.
Ahora ya ha bajado la barrera de los 49 que le ha dado el récord de España. A sus 23 años, este berinianense es una figura histórica del atletismo.
Y va a más. Visto lo visto esta temporada, a ver quién se atreve a poner techo a su progresión. “Si te dicen que no, demuestra que sí”. Es su lema.


Este vídeo me ha costado mucho conseguirlo y que llegue a todos vosotros. Pero es que los que había disponibles en la red no me parecían dignos de la hazaña de Sergio. Este vídeo recoge completa toda la prueba en la que Sergio batió el récord de España y todos los magníficos comentarios de los locutores (y con más claridad que el original). 
Sergio, es para ti, para que lo disfrutes y para que te estimule a seguir progresando.

jueves, 18 de agosto de 2016

¿Bajó Van Niekerk de 43"?


Insisto en la duda que ayer planteé.
Cuando repasé las imágenes de la llegada a meta de Van Niekerk -el sorprendente medalla de oro del 400 metros lisos hombres- me di cuenta de que el cronómetro marcaba 42.8. y sin embargo le dieron 43.03.
Entonces pensé que, si en meta el cronómetro tenía un retraso de más de dos décimas (23 centésimas) respecto a la posición del corredor, esa misma diferencia debería darse en la salida.
Pero he ido a la salida y no he visto por ninguna parte que los corredores se pusieran en movimiento 23 centésimas antes que el cronómetro.
He hecho este vídeo con la salida y la llegada. Las imágenes están separadas por una décima de segundo (salvo la última de la llegada, que son 3 centésimas).
Para que nos hagamos una idea de lo que una décima de segundo supone en centímetros, pensemos que un buen velocista que corre los 100 metros en 10 segundos. recorre -de media- 10 metros en un segundo, y un metro en una décima.
Van Niekerk en los 400 recorrió de media 9.30 m/segundo; por tanto, 93 cm cada décima de segundo.
Así podemos concluir sencillamente que, cuando Van Niekrek paró el cronómetro en 43.03, había sobrepasado la meta en más de dos metros, como vais a ver.
Fijaos bien cómo se va moviendo el cronómetro (señalado en un círculo amarillo, abajo a la derecha) y dónde está en cada momento el corredor.
En algún sitio tiene que estar "la trampa", pero yo no la veo. ¿Alguien puede echarnos una mano?


miércoles, 17 de agosto de 2016

43,03 ¡Dios mío, qué he hecho!


Cualquiera que haya corrido 400 lisos, sabe que se enfrenta al reto más duro del atletismo. Y es que hay que ir a muerte desde el primer metro. 
Recuerdo una carrera en el Ruiz de Alda (hoy estadio Larrabide). en la que me exigí tanto que fui muy por encima de mis posibilidades. Cuando llegué a la recta final y el ácido láctico empezó a hacer de las suyas, se me cruzó por la mente un pensamiento: "¡Qué bien se tiene que estar en el suelo!". 
Y allí me encontré (más vale que era la pista de ceniza), con la rabia de no haber podido llegar a meta y sin haber hecho la que seguro iba a ser la marca de mi vida. Pero fue un alivio: al fin se había acabado aquella tortura.
Luego, 25-30 años después, corrí carreras más largas, maratones.., pero como en aquella carrera de 400, jamás he sufrido tanto. Al revés, en alguna media maratón las endorfinas se pasaron unos cuantos pueblos y me proporcionaron momentos de felicidad indescriptibles.
Pero en 400 no hay placenteras endorfinas y sí agudos cristales de ácido láctico.



Por eso, cuando he visto al sudafricano Van Niekerk ir por la calle 8 (la peor calle), sin referencias, y todo el rato en cabeza.., cuando ha encarado la recta final con los dos favoritos pisándole los talones.., y cuando en los 60 últimos metros ha metido el turbo y se ha despegado de sus rivales, riéndose del ácido láctico a mandíbula batiente, me ha parecido que aquello no podía ser real. Y, encima, pulverizando el récord del mundo del mítico Johnson.



Cruzada la meta, mientras los demás caían al suelo o lo abrazaban descompuestos, él miraba tranquilo el tiempo que había hecho, veía que había batido el récord del mundo, pero parecía escéptico.
Quizás a la noche, metido en la cama, en la soledad de su habitación, empiece a asimilar la hazaña que ha hecho este grandísimo atleta, el único en toda la historia que ha sido capaz de correr los 100, 200 y 400, en menos de 10 (9,98), 20 (19,94) y 44 segundos (43,03; y los 43, al caer).



Por cierto, ¿alguien podría explicarme esto? Son imágenes extraídas del propio vídeo. Según las imágenes, Van Niekerk bajó claramente del tiempo que le asignaron:

Imagen del instante de la salida
Aunque el crono de la tele todavía está en 0,0, el del estadio ya marca 0,1. Los atletas, aunque aún no han despegado la zapatilla de los tacos, están ya estirando las piernas


Imagen del momento de la llegada de Van Niekerk. La diferencia entre ambos cronómetros sigue siendo de una décima: 42,8 el de la tele y ya 42,9 el del estadio. Siempre por debajo del 43,03 que le dieron