Páginas vistas en el último mes

lunes, 18 de diciembre de 2017

María Solana, consejera daliniana


Ya avisaba Dulanz hace unos meses del arte de María Solana para tergiversar la realidad educativa, pero es que ahora los padres de las Escuelas Infantiles la han pillado bien pillada. Gracias a la videoteca del propio Para-lamento de Navarra se visibiliza que la titular de Educación ("nosotros y nosotras...") es una discípula aventajada de Dalí

Balance surrealista por Dulanz (28.07.2017)
La titular de Educación niega la mayor. Si dimitió su predecesor no fue por un mal catarro ni porque le tocase la lotería. María Solana hace un balance de gestión que ni Rajoy.  
Su onírico retrato desvirtúa la realidad como las pinturas dalinianas. La pesadilla de directores, profesores y familias es fruto de un mal sueño. Solana pasaba por allí y se encontró con un departamento que “funcionaba”. Y todo se ha podido llevar a cabo con orden. 
Lo que no se sabe es qué le hizo quedarse.  No fue por la primera gran manifestación contra su Gobierno. Cuatro mil personas salieron a la calle  para pedir el PAI. Otro millar de docentes de la concertada clamaron contra los recortes a la red. El TSJN anuló cien plazas de euskera. Hubo seis demandas de familias contra las becas de la UN. Tres secretarios técnicos relevados. Dos mil interinos le reclaman igualdad de oportunidades de trabajo. Y aumentan las matrículas en la privada. Corre un tupido velo sobre el pasado y hace un precioso balance del futuro que imagina.



De consenso social, nada de nada                                                  por Iziar Ferrari
No podemos ocultar la alegría que hemos sentido estos días tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra a favor de las familias que pusimos el recurso por la reestructuración de cinco escuelas infantiles de Pamplona. Pero, la verdad, es que estos días también hemos sentido rabia. 
No esperábamos que el Ayuntamiento se fuese a disculpar con nosotros ni con las educadoras por el modo arbitrario y disruptivo en el que expandieron la oferta de plazas en euskera en las escuelas infantiles. Pero tampoco esperábamos tener que escuchar de nuevo a Maider Beloki decir que la reestructuración de las escuelas infantiles de Pamplona se hizo con amplio consenso social (a los principales perjudicados nadie consultó nada ni se consensuó nada de manera transparente con nadie) y sin quejas (tal vez no vio ninguna de las concentraciones que las familias organizamos para protestar). 
Tampoco nos esperábamos la “surrealista” interpretación de la sentencia por parte del señor Asirón, alcalde de Pamplona: según él la sentencia solo afecta al curso académico 2016-2017 y como mucho el Ayuntamiento tendrá que compensar a las familias ( ¡con dinero público, claro!). Pero en sus declaraciones obvia y oculta la verdad: que la sentencia anula los cambios que se implantaron en febrero de 2016 en las cinco escuelas infantiles. 
Ahora bien, también es posible que el Ayuntamiento decida poner un recurso de casación (de nuevo pagándolo con el dinero de nuestros impuestos). En los días venideros lo sabremos. Lo que sí que no esperábamos es que tan pronto salió la sentencia favorable a las familias, la consejera de Educación, María Solana, saliese en radio y televisión diciendo que el Gobierno de Navarra dio su visto bueno a esta reestructuración (: "El visto bueno" dado por el Gobierno a la propuesta que realizó el Ayuntamiento es "una autorización"). ¡Y eso sí que es una sorpresa! 
Cuando el 1 de marzo de 2016 las familias fuimos a la mesa de Educación del Parlamento de Navarra, la entonces parlamentaria María Solana nos dijo textualmente lo siguiente:
“¿A qué han venido aquí? No deja de sorprenderme que estamos hablando de una decisión municipal, que se ha tomado en el Ayuntamiento de Pamplona y en la que las personas aquí presentes nada hemos tenido que ver (…)”
Curiosamente, la sentencia establece como primer punto que el Ayuntamiento no tenía competencia para implantar una reestructuración de ese calado y que el organismo competente era el Gobierno de Navarra.  En fin, el lector podrá hacer su propio juicio de valor.  Finalmente, y ante ciertas noticias en las que se califica la sentencia como “otro ataque al euskera”, no podemos decir más que lo que ya hemos dicho cien veces. Nadie puso este recurso para ir en contra del euskera sino contra la mala gestión y la interrupción de la continuidad en la educación de nuestros hijos. 
Ningún gobierno ni ayuntamiento debería sacar a nadie de su escuela en mitad de ciclo, así sea porque hacen falta plazas en euskera, inglés o japonés. Lamentablemente algunos no lo quieren ver, o solo serían capaces de verlo si los afectados fuesen sus propios hijos.  

Iziar Ferrari es madre de alumno y en representación de las familias
 afectadas por la reestructuración de las escuelas infantiles de Pamplona

sábado, 16 de diciembre de 2017

Sólo "Txantrea", por decreto

Las salesianas de la Chantrea 1955 imagen de Manolo Borrego
Leo en DN  de ayer, 15.12.17:
'Cine Chantrea', con permiso de Asirón
Gentileza de Manolo Borrego
" 'Txantrea', únicamente en su grafía en euskera, es ya la denominación oficial del barrio pamplonés. 
El alcalde Joseba Asirón ha firmado la resolución del cambio de nombre de 'Chantrea / Txantrea' por la única denominación 'Txantrea'. La nueva norma, que se ha aprobado por decreto y sin pasar por el pleno, ya ha despertado las críticas de la oposición. Tanto UPN como PSN atribuyen la medida a la “obsesión del alcalde por lo identitario” y aluden al origen francés de la toponimia para rechazar tal cambio. UPN considera que el cuatripartito “roza el ridículo”.
El consistorio asume de forma oficial esa denominación para cualquier asunto municipal que pueda tener reflejo documental o señalítico (ese 'palabro' creo que no existe; debería decir 'de señalización'). 
Según señala una nota de prensa del Ayuntamiento de Pamplona la decisión responde a “una demanda vecinal de varios colectivos y asociaciones del barrio”. 
Informes técnicos, de la Real Academia de la Lengua Vasca – Euskaltzaindia y de expertos en la materia avalan una decisión que “se fundamenta tanto en aspectos normativos (Ley Foral del Vascuence y su desarrollo posterior en lo que a toponimia se refiere) como en la propia evolución etimológica y fonética de la palabra francesa 'chantre', de la que procede el nombre del barrio”, recoge la nota municipal."

Lamentable

Lamentable  Asirón por confundir -interesadamente, por supuesto- a todo un barrio con los colectivos que reivindican la 'tx'.
Lamentables Jimeno Jurío, Salaberri, Belasko... que han buscado desesperadamente que una palabra de claro origen francés y aceptada como préstamo por el vocabulario navarro ('la Chantrea'. 'chantreas', 'chantreano') tuviera, sin ningún argumento claro, una sola letra de euskera (según ellos 'txantre-a', en lugar de 'chantría') para hacernos tragar la 'tx'. Un trágala.
Así es como hace amigos el euskera en Navarra.


Dedicado a Reyes Ilincheta ("Hola. Una corrección: mi apellido es Ilintxeta, 
tal y como figura en mi DNI. Gracias") quien en el Noticias (¡cómo no!) ha tenido la osadía 
de decir que 'chantrea' no existe. Por lo menos en el Vocabulario navarro, sí
22 de Junio de 1992
El chandrío tiene ya 25 años. Lo podéis comprobar en este enlace de 'Toponimia Oficial de Navarra'. En ese día se aprobó oficialmente el nombre de "Txantrea" para este barrio pamplonés. Desde hace 25 años el nombre oficial no es "Chantrea" o "La Chantrea", o "Txantrea-La Chantrea"... No. Es sólo "Txantrea". 
Era entonces presidente del Gobierno Juan Cruz Alli, de UPN.
Sin embargo, esa oficialidad no se había llevado a la práctica. Pero a partir de ahora tendrá sus consecuencias: "para cualquier asunto municipal que pueda tener reflejo documental o de señalización". Y esos caprichos -me temo- no suelen salir gratis. Sobre todo, porque son de ida y vuelta.

Patadas a la gramática
El uso habitual y mayoritario del nombre del barrio entre los hablantes es en castellano. Y en este idioma escribimos: “la Chantrea es mi barrio” o “vivo en la Chantrea”, siempre con el artículo castellano por delante. Hasta el punto de que incluso los que van de vasquitos guays escriben: "soy de la Txan".
¡Los de Ahotsa sí que saben!
Mucho me temo que, a partir de ahora más, con la oficialidad exclusiva de ‘Txantrea’, se van a creer aún más cargados de razones para expresarse así: "Soy de la Txantrea". O sea, escribir en castellano con grafía vasca.
La palabra 'Txantre-a', según ellos, significa 'el Chantre' y ya lleva en vasco el artículo pegado al final. Por tanto, decir "vivo en la Txantrea" supone una 'castellanada': "vivo en la-el-Chantre". ¡Espantoso!

Cuándo una palabra empieza a ser castellana
¿Cuándo una palabra (chantre), de origen francés (latino, vasco...) empieza a ser castellana?
A mi juicio, aquí está el quid de la cuestión. 
La voz original (hasta donde yo llego) es latina. Que el origen de Chantrea y chantre es francés, está claro. pero, a su vez, la voz francesa proviene del verbo latino cano-cecini-cantum o, en latín vulgar, canto-cantavi-cantatum.
En un momento difuso los hablantes francófonos la hacen francesa (le chantre). 
Vamos a ponernos ahora en la piel de quienes -como Jimeno Jurío- piensan que la palabra castellana 'Chantrea' proviene de la vasca 'Txantre-a':
Llega 'le chantre' al país vascofrancés y los hablantes la empiezan a hacer vasca (Xantre-a, Txantre-a). 
Cuando -hace varios siglos y ya en Navarra- el euskera se va perdiendo, los hablantes -ahora castellanohablantes- empiezan a ponerle el artículo (la 'Chantre-a') a la presunta palabra vasca (que ya lo incluía al final). Empiezan a crear el gentilicio en castellano ("chantreano", "Armonía chantreana"). La palabra "Chantrea", "la Chantrea" "las chantreas" es ya castellana, de pleno derecho, por la sencilla razón de que los castellanohablantes la han hecho suya.
De hecho, si yo miro en la prensa histórica y pregunto por "Txantrea", me salen tan solo 12 resultados. Todos de 'Argia' y a partir de 1973 (ver imagen).
Si pregunto, en cambio, por "Chantrea", me salen 1204 resultados (cien veces más) y ya desde 1868.
Si pregunto por "la Chantrea" (ver imagen), son 58 los resultados, desde 1884.
Y si, en vez de mirar en la prensa, analizamos el idioma materno de los primeros pobladores del barrio de la Chantrea en 1950, o el de los hablantes de los numerosos pueblos con viviendas del "Patronato Francisco Franco" que, por tener la misma planta y alzado que las inauguradas en la Chantrea de Pamplona, son denominadas "chantreas" o "chandreas"... toda esa gente, en el 99% son castellanohablantes.
Agradeciendo a Franco las viviendas
En conclusión
Está claro que -independientemente del origen de la palabra- son los hablantes quienes la hacen suya.
Originalmente la palabra inglesa football era un anglicismo. Después se castellanizó su ortografía y su pronunciación y quedó 'fútbol'. Ahora se dice que fútbol es una palabra castellana de origen inglés.
La palabra "Chantrea", que nos llegó del francés, puede que lo hiciera a través del vasco, pero fue castellanizada ("La Chantrea", "Chantreano" "Chantreas"...) y, especialmente desde 1950, ha sido usada como vocablo navarro en un contexto romance infinitas veces más que en vascuence.
Cuando preguntamos a un chantreano  dónde vive, no nos dirá "vivo en Txantrea", sino "vivo en la Chantrea", con el artículo castellano por delante.
En el sentido contrario, no sé qué pasaría si al vasco le quitaran todos los préstamos. No podríamos decir ni 'agur'.
Por tanto, el topónimo oficial debe ser el que realmente se usa en la calle: "Chantrea", "La Chantrea", por respeto a los hablantes actuales y pasados de Pamplona. 
Y quien acepte como único término oficial 'Txantrea', pues ya sabe: "una calle de Txantrea...", "vivo en Txantrea"... Poner el artículo 'la' por delante de la palabra vasca (incluida 'la Txan') está absolutamente prohibido por Euskaltzaindia: "es una españolada".
Si alguien (que lo dudo) desea más información, puede pinchar en este enlace que recoge las seis entradas que he dedicado a este tema.

viernes, 15 de diciembre de 2017

Cada semana tiene su AFAN

José Luis Mateo y Mila Eraso, ayer en la sede de AFAN, en Iturrama. FOTO CALLEJA
La asociación de familiares de enfermos de Alzheimer de Navarra (AFAN) hizo ayer un llamamiento para captar más voluntarios dispuestos a dedicar dos horas semanales al acompañamiento, para dar un respiro a unas familias, sobrepasadas y muchas veces solas. 
Sin duda, las dos horas más gratificantes para ti y las dos horas que más te van a agradecer

José Luis y Mila
“La veo aparecer los miércoles y se me abre el cielo”
Son las dos caras de una viviencia compartida. 
Él, marido de una mujer que lleva 5 años con Alzheimer.  “No se puede explicar lo que es esto, hay que vivirlo las 24 horas del día”. 
Ella, la persona que lleva 3 de ellos, dedicando dos horas a la semana a la mujer de José Luis. Básicamente, a pasear con ella, porque “su obsesión es salir a la calle”, explica su marido. 
Mila en la Meca, escuchando a Iñaki Lacunza y
a la Pamplonesa en el primer concierto de 2016
Él se llama José Luis Mateo y ella, la voluntaria, Mila Eraso. Sus vidas se entrelazaron por mediación de AFAN y entre ellos se ha establecido un vínculo especial, alimentado con la empatía y la comprensión que a veces brilla por su ausencia en otros entornos próximos de los afectados. 
“Los miércoles, cuando la veo aparecer, se me abre el cielo. Son dos horas a la semana que sé que tengo para mí, para tumbarme en el sofá, si quiero; porque el resto del tiempo no puedo. Me saben a poco”, confiesa José Luis. 
Mila llegó al voluntariado después de una vivencia personal. Su madre pasó los últimos ocho años de su vida con una demencia y, nada más morir, decidió que toda esa experiencia acumulada en su cuidado podía aliviar el día a día de otras familias. “Nosotros no tuvimos ese apoyo. Mi madre estaba en una residencia y, al ser varios hermanos, nos turnábamos”, recuerda. 
Mila resta importancia a su dedicación. “Son sólo dos horas a la semana, no cuesta nada”, asegura. José Luis le rebate. “Lo que hacéis no se paga con nada del mundo. Por muy pequeña que sea la ayuda, es inmensa”. 
Intenta, como hizo con su madre, mantener la mente de esta señora “activa”. “Yo le hablo, le cuento. De escaparate en escaparate, le voy poniendo nombre a los que vemos. Todo el día con el modo escuela puesto”, ríe. 
Para José Luis no es solo un apoyo externo. “Qué va, me sirve de padre confesora, de psicóloga”. 
“Sí, me doy cuenta de que soy su desahogo”, corrobora Mila.  Ella anima a todo el mundo que quiera ayudar a implicarse. “Lo bueno de la asociación es que te ofrece un abanico amplio de perfiles, y tú puedes elegir el que te haga sentir más cómodo. Es cuestión de sensibilidad, de ponerte en la piel del enfermo y transmitirlo. Aunque digan que no se enteran, ya lo que creo que se enteran”.  

Responsables de la asociación AFAN y algunas de las voluntarias homenajeadas ayer.  CALLEJA
Voluntarias homenajeadas
Consuelo Munárriz, Milagros Eraso, Mariví Pérez, Trinidad Jiménez, Yolanda Osés, Gloria Mantecón, Mª Luisa Gil, Blanca Irañeta, Anaïs de María, Rosario Tellería, Charo Sayas, Remedios Lizarraga, Adela Ruiz, Victoria López de Sabando, Mª Dolores Goicoechea, Olivia Galparsoro, Cristina Rubio, Mª Luisa Vital, Isabel Irigoyen, Marisa Aldasoro y Tere Zubelzu.

La asociación de afectados por Alzheimer necesita voluntarios
AFAN homenajeó ayer a la veintena de mujeres que dedican parte de su tiempo a “ofrecer un respiro a las familias”
AINHOA PIUDO Pamplona
La asociación de familiares de enfermos de Alzheimer de Navarra (AFAN) brindó ayer un homenaje a la veintena de voluntarias con las que cuenta e hizo un llamamiento a que más personas se sumen a este grupo que, con su implicación, mejora la calidad de vida de los afectados y ofrece “un respiro” a unas familias “sobrepasadas y muchas veces solas”. 
“Necesitamos más voluntarios y de perfiles variados, porque también el abanico de familias y afectados es muy variopinto”, explicó ayer la presidenta de la entidad, Aurora Lozano, acompañada por las psicólogas Ana Remírez de Ganuza y Aintzane Mariezcurrena. 
Los interesados, que solamente tienen que estar dispuestos a dedicar dos horas semanales al acompañamiento, pueden contactar con la asociación en el teléfono 948275252. 
“Hay que insistir con los hombres. Lo hacen igual de bien y algunos enfermos varones conectan mejor con ellos”. 
Una labor silenciosa
La asociación agradeció la “labor silenciosa” pero constante de las voluntarias, como Anaïs de María, que lleva desde marzo acudiendo al domicilio de un enfermo de poco más de 50 años.  
“Es muy agradecido. A mí me ha servido para quitarme el miedo a una enfermedad que va a ser cada vez más habitual”, recordaba. Hoy, más de 9.000 personas padecen una demencia en Navarra, pero el progresivo envejecimiento de la población hace prever que las cifras se disparen.  
Aintzane Mariezcurrena, coordinadora del grupo de voluntarias de Pamplona, pero también familiar de afectado, recordó su propia vivencia. “Es una enfermedad que te arrastra, te engulle las 24 horas del día cuando eres cuidadora. El soporte social es muy necesario, pero las visitas son pocas porque es una enfermedad que sigue generando miedo. Yo eché mucho de menos más compañía y por eso os doy las gracias. Me parece fascinante que personas sin un vínculo familiar tengan ese altruismo de regalar tiempo”, alabó.

jueves, 14 de diciembre de 2017

Adiós a Patxi González, fotógrafo


Fallece a los 83 años el fotógrafo Patxi González
Casado, padre de cinco hijos y abuelo de once nietos, una imagen suya ilustró el cartel de los Sanfermines en el año 1977
Diario de Navarra Sábado, 9 de diciembre de 2017, página 53
Patxi González Salvatierra, responsable del servicio fotográfico del Gobierno de Navarra y autor de la foto que ilustró el cartel de los Sanfermines en 1977, ha fallecido a los 83 años.
González nació en Morentín, Tierra Estella, en 1934. Su madre murió en el parto y su padre cuando él tenía cuatro años, así que vivió en el orfanato de la Diputación hasta los 22 años. Con 17 años compró su primera cámara de fotos. Casado, con cinco hijos y once nietos, González trabajó en el servicio fotográfico y de microfilm del Archivo de Navarra hasta su jubilación. Miembro de la Agrupación Fotográfica de Navarra, fotografió retablos de la mayoría de las iglesias de Navarra para la Institución Príncipe de Viana.
Apasionado de los Sanfermines, corrió los encierros y después pasó a fotografiarlos. Precisamente con una imagen del encierro entrando en el callejón de la plaza de toros firmó el cartel de las fiestas del año 1977. González donó a la ciudad una película con imágenes de los Sanfermines, hora y media que grabó durante tres años. También fue un apasionado de los gigantes.
***
Patxi, canta para ti Iñaki Lacunza:
***
Hace casi dos años, Pilar Fdez. Larrea entrevistaba a Patxi en Anónimos populares. Esa entrevista aparece en Diario de Navarra, el sábado, 2 de enero de 2016, en la página 28
Anónimos populares Calles y barrios
PATXI GONZÁLEZ SALVATIERRA
Su madre murió en su parto. Se crió en un orfanato. Casado, con 5 hijos y 11 nietos, le gusta oír jalear a los niños y hacer fotos, de su familia y de los Sanfermines, explica el autor de miles de imágenes de la fiesta. Una de ellas fue el cartel anunciador en 1977.

Patxi nunca dijo mamá
DNI: Patxi González Salvatierra nació el 29 de julio de 1934 en Morentin. Trabajó en el servicio fotográfico del Archivo de Navarra. Fotógrafo, casado, padre de cinco hijos y abuelo de once nietos.
LA FRASE: “He disfrutado mucho, me gusta hacer fotos y más fotos, de Sanfermines y de mi familia, sobre todo
PILAR FDEZ. LARREA Pamplona
A Patxi le gusta “hacer fotos y hacer fotos”. Responsable del servicio fotográfico de la Diputación durante años, él mismo ha captado miles de escenas, sobre todo de los Sanfermines y de su familia, su mujer, sus cinco hijos y once nietos. Ríe cómplice cuando los niños jalean.  A él le gusta, tanto y más, oírlos llamar a su madre. “Yo no he dicho mamá”, recrea una orfandad demasiado temprana. “Pero me emocionan más las alegrías que las tristezas”, amortigua apoyado en una mirada tan intensa como tranquila. Será porque cree en los Reyes Magos. “Ah, yo sí”. Sin titubeos.
Patxi González Salvatierra nació en Morentin, en Tierra Estella, en 1934. El pequeño de cuatro hermanos, su madre murió en su parto. Su padre, cuando contaba 4 años. “En los 40 la Diputación recogió a muchos niños huérfanos, fue una buena obra social”, considera Patxi. En el orfanato vivió hasta los 22 años, aunque con 15 ya trabajaba de botones en las oficinas de la Diputación. También jugaba al ajedrez, y a balonmano en el Anaita. No tiene malos recuerdos de aquellos años en los que incluso recibían la visita de los Reyes Magos. Con 17 años compró su primera cámara de fotos. El objetivo se convirtió en un amigo que aún hoy lo acompaña. 
Junto a la chimenea de Mendillorri.
Al fondo las "Casas del Parque"
En verano, Patxi pasaba las vacaciones en Muniáin de la Solana, donde vivía una hermana mayor. Le enamoró la hija de la tienda, la de 'Custodio Vicente Ultramarinos'. Cuatro años de novios pasaron antes de casarse en el Puy de Estella. Y de allí a Pamplona, a las casas de los funcionarios ('Casas del Parque'), donde oían el cuco y las ranas, cooperativa de viviendas hoy abrigada por las nuevas construcciones de Beloso, Erripagaña y Mendillorri. Todavía viven allí. “Y no lo cambiaríamos por nada”, resuelven cualquier duda de un edificio sin ascensor.
En el servicio fotográfico y de microfilm del Archivo de Navarra se empleó hasta su jubilación. “Cientos, miles, hasta un millón de micros”, libros de actas, documentos históricos, pasaron por sus manos cuando no había ordenadores. “He trabajado en mi afición”. Las tardes eran para la familia y para su objetivo. Integrado en la Agrupación Fotográfica de Navarra, participó en diversos concursos y colaboró en la organización de rallys, por ejemplo, en Anaitasuna. Fotografió retablos de la mayoría de las iglesias de Navarra para un trabajo de Príncipe de Viana. 
Y en Sanfermines lo dejaba todo con el fin de captar la fiesta, como un banquete sin empacho. “Corrí el encierro dos días antes de casarme”, sonríe en voz baja. En el cuarto de al lado cocina su mujer, Charo, que le acaricia la mano en cuanto lo tiene cerca. Y, bueno, como ya no corría, sacaba fotos. “Aquellas de cuando en el encierro solo te daba tiempo de disparar una vez”, apunta. Se ha colocado en varios tramos del vallado, los últimos en el balcón de Joaquín Lizarraga, en Estafeta, y ahora en la Plaza de Toros. “Es un gusanillo que... no sé, no me hace falta despertador”, resume en segundos su afición. Con una imagen del encierro entrando en el callejón de la plaza firmó el cartel de Sanfermines de 1977. Una réplica luce en su casa, junto a tantos cuadros, retratos y recuerdos. También de las figuras de los gigantes, su otra pasión sanferminera. “Me ha gustado mucho ir con mis hijos, y con mis nietos, y de paso llevaba la cámara”, agrupa instantáneas entre sus manos.
Recibiendo al Año Nuevo 2017
“No sé qué haré con tantas fotos, si las quieren mis hijos, pues ahí están, si no las entregaré al ayuntamiento”, reflexiona. Ya dio a la ciudad una película con imágenes de los Sanfermines, hora y media que grabó durante tres años. Pero aún tiene tiempo de pensarlo. Entretanto, llega la noche de Reyes. Tiene la cámara preparada, faltaría más. “Es la emoción del momento, de los hijos y de los nietos”, subraya lo mejor del día. Para él, pide un libro o unos guantes, tal vez. “Cosicas”, regresa a la sonrisa cómplice, a la de los niños que miran a los Reyes como solo ellos saben, como si tuvieran en frente esos tres contraluces del encierro. No son más que tres.
***
Juan Frommknecht 
(Como veis en el enlace, Juan se adelantó en 24 horas a la prensa. El día 8, a las 10:27, publica su artículo)
Llora en soledad San Fermín en su capilla, mientras que la Dolorosa aprieta aún más sus enjutas manos. 
Está mojado y triste el pocico de San Saturnino y apagada la capilla de la Virgen del Camino. 
No despierta alegría la fachada del Ayuntamiento, ni se oye la campana María. 
["la Campana María nos mece en su abrazo al amanecer"]
Está desierta la Estafeta, pero con ese temido contraluz que sólo brilla para los elegidos. 
Dicen dos niños pequeños que han visto, en autobuses, a los gigantes abrazarse llorando, mientras Caravinagre y Patata meditaban, juntos y tristes, en un rincón. 
Hoy se les ha ido un amigo entrañable, humilde, bueno y grande. Hoy, (por el día 8), ha fallecido Pachi González, padre de nuestra compañera Carmen. El hombre que fotografió cada maravilla de nuestra tierra para la entonces Diputación Foral. El hombre que de la nada, llegó a lo más alto que puede llegar un ser humano: ser buena persona. 
Contraluz del Callejón, 1931  Luis García Gurbindo
Muchos habremos visto alguna vez alguna de sus maravillosas fotografías sin reparar en el autor. Sin ir más lejos, ese maravilloso abanico al entrar en la plaza de toros que fue cartel de San Fermín en 1977. Queda huérfana la esquina de Estafeta con Telefónica del mejor fotógrafo de encierros que por allí, y por otros sitios ha pasado. Queda huérfana Pamplona de un ser tan especial que, en vez de fotografiar instantes, retrataba el alma de cada momento. 
Y para su hija Carmen, compañera nuestra en este grupo, un pequeño mensaje. Llevas en tu alma y corazón lo mejor que llevaba tu padre en el suyo: la devoción por la familia, la lealtad y cariño a los amigos y ese amor insuperable hacia Pamplona que has vivido desde niña. 
Siempre recordaré, y será un honor para mí, que vimos pasar juntos tú y yo hace poco más de una semana a esos gigantes que tanto amaron tu padre y mi abuelo, en esa plaza del Ayuntamiento que tanto representaba para esos dos huerfanitos que fueron tu padre y el mío, en lo que iba a ser la última salida de nuestros gigantes en vida de Pachi, y como corristeis, al terminar su paso, a casa de tu padre...a enseñarle las fotografías. 
Hoy San Fermín lloraba en su capilla, los gigantes se abrazaban y un pamplonés inmenso subía al cielo. 
Mi pésame y homenaje Carmen. DEP.
[El autor de este blog se une al profundo sentimiento de Juan y le agradece la ayuda prestada para hacer esta entrada]

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Desde el Biru: Catedral y San Cristóbal

La Catedral y San Cristóbal, bajo la nieve en diciembre de 1967
En Diario del recuerdo, concretamente en el de hace 50 años, traía Diario de Navarra esta bonita fotografía, sacada desde el Biru, con el pie de foto que podéis leer arriba. Desde el Palacio Arzobispal hasta el Baluarte del Redín se ve todo el Complejo catedralicio que mira a la Ronda barbazana. Y al fondo, también nevado, San Cristóbal.
Es una foto que desde hace unos años resulta más difícil de obtener ya que uno -estando, además, Pamplona nevada- ya no puede ocupar el lugar del fotógrafo cuando le dé la gana. El Baluarte del Labrit, de donde se ha sacado la imagen, sólo se abre para visitas guiadas.
El fotógrafo estaría en el punto señalado con la flecha
El Biru
Cuando éramos niños, al Baluarte del Labrit -seguramente contagiados por los gitanos de la Merced, le llamábamos 'el Biru'. Nunca supe el porqué hasta tiempos bien recientes: a los gitanos, según he leído, se les hacía raro pronunciar el 'Baluarte' y decían el 'Birugarte' (abreviando,  el 'Biru', ver final). Vamos, como a la furgoneta le dicen 'fragoneta'. 
Pienso que esos nombres tan curiosos y tan nuestros no deberían perderse y, en vez de despreciarlos, ser un signo del más auténtico pamplonesismo.
Por cierto, el Biru es, a pie de calle, el lugar más alto de la Vieja Iruña (Casco Viejo).

Estanque de los Caídos, helado
(aquí, cuando la encontremos, irá la foto; ¡¡¡encontrada el 14.12.17, justo como regalo de cumpleaños!!! Estaba en Pamplona, calles y barrios de Arazuri, en el primer tomo, en "Conde de Rodezno". No es del 67, sino del 63)
Febrero 1963. El estanque de los Caídos helado
Ver comentarios de Face
Y es que hay más:
Goiti escribía en las “Notas del reporter” que “da escalofríos ver a los niños a las horas del mediodía en el estanque de la plaza del monumento a los Caídos patinando alegremente sobre las aguas heladas”.
Yo he visto unas cuantas veces esa imagen, en blanco y negro, a la que alude Goiti, en la que los chavales miran  sonrientes al fotógrafo, situado en la balaustrada que da al estanque, dando la espalda al monumento. Lo extraño es que no me la hubiera descargado, pero el caso es que no la encuentro, ni en internet ni en mi equipo.
A ver si algún samaritano me echa una mano. (14.12.17 Ya no hace falta. Leer el comienzo de este apartado)

martes, 12 de diciembre de 2017

Hoy, cita con Florencio Domínguez


Navas de Tolosa, 1212, es un año señalado en la historia de Navarra. De ahí que hoy, 12 del 12, la asociación Doble12 entregue el Premio "Cadenas de Navarra".
El año pasado lo recibió Arbeloa y este año es Florencio Domínguez el galardonado.
El acto de entrega del premio tendrá lugar en el Nuevo Casino —Plaza del Castillo 44B 1º, justo al lado del Café Iruña— a las 19:30 horas. 
Y un detalle muy bonito: al finalizar el acto se ofrecerá un vino ('Navarra', supongo) a los asistentes.

El galardonado
Florencio Domínguez, nacido en Caparroso, es un escritor y periodista, licenciado en Ciencias de la Información y doctor en Comunicación Pública por la Universidad de Navarra, ex redactor jefe de la agencia de noticias VascoPress y colaborador de diversos medios como La Vanguardia, El Correo de Bilbao o Diario de Navarra.
Además, es experto en información sobre terrorismo en España y ha escrito numerosas obras relacionadas con la banda terrorista, como “Dentro de ETA. La vida diaria de los terroristas (2002)”, “ETA en Cataluña. Desde Terra Lliure a Carod Rovira (2005)”, “La agonía de ETA (2012)”, o “Vidas rotas: historia de los hombres, mujeres y niños víctimas de ETA”, libro del que es coautor.
Florencio Domínguez ha recibido diversos reconocimientos a lo largo de su trayectoria como el Premio Javier Bueno 2009, de la Asociación de la Prensa de Madrid; el Premio Internacional Covite 2010; la Gran Cruz del Mérito Civil, en 2015 y el Premio de Periodismo Francisco Cerecedo 2017, a los que se suma ahora el premio Cadenas de Navarra 2017.

¿Por qué le llaman Menticias?
Hace unas semanas, Diario de Noticias, en su sección ¿SABÍA QUE…? Anunciaba que “La asociación de Ricardo Guelbenzu, promotor de la manifestación derechista por la bandera el 3-J, entregará el premio Cadenas de Navarra a Yolanda Barcina por su defensa de la cultura navarra”.
Así se consigue aumentar la credibilidad entre los lectores.
En cuanto a un posible galardón para Yolanda Barcina, no creo que Doble12 sea la más indicada para otorgarlo. Antes deberían hacerlo las asociaciones en defensa de la mujer, contra el odio, frente a la violencia contra ella. No creo que haya habido habido en Navarra una mujer que haya sufrido mayor acoso, mayor persecución política y mayores insultos y desprecios. Para vergüenza de todos, pero muy especialmente de los grupos feministas.

Pero hoy no toca hablar de esto, sino festejar este galardón a Florencio, brindando por Navarra y su libertad.
A las 19:30 nos vemos.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Jorge Sánchez, viajero en Sancián (+San Fco. Javier)

La Capilla y la Estatua (arriba, izquierda), vistas desde el ferry
De todo lo que he tenido que leer para poder informarme y encontrar el lugar exacto donde se recuerda la muerte de nuestro paisano San Francisco Javier, ha habido un breve escrito que me ha ayudado mucho y que ha confirmado parte de mis sospechas. Su autor se llama Jorge Sánchez y se define como 'viajero'. Más de 20 libros avalan su profesión. Me ha encantado, además, su entusiasmo contagioso


(pincha)
"Mediante un autobús y un barco llegué a tal isla de Sancián, o de San Juan, pero como los chinos pronuncian tan mal el español, San Juan se convirtió en Shangchuan.
Una vez alcanzado el puerto me informé del paradero de la iglesia donde murió san Francisco Javier, y a continuación caminé hacia ella.
(pincha)
Se hallaba a unos 7 kilómetros del puerto. Un arco de la entrada anunciaba en chino y en inglés: “St. Francis Xavier Graveyard ('cementerio')”.
Soy un seguidor de san Francisco Javier y he visitado la mayoría de los 22 sitios relacionados con él, como es el Castillo Javier, la isla de Mozambique, las Islas Malucas, Malaca, Ceilán, Socotra, Melinde, y hasta visité su tumba en Goa.
(pincha)
En el siglo XVI los chinos cedieron la isla de Shangchuan a los portugueses, junto al enclave de Macao. Francisco Javier estuvo esperando en esa isla el permiso de las autoridades chinas para poder cruzar al continente, pero los chinos tardaron tanto en contestar que Francisco Javier acabó muriéndose en esa isla un 3 de Diciembre de 1552. Tenía 46 años.
El alcanzar ahora el lugar donde murió san Francisco Javier, era como una culminación a mis viajes anteriores tras sus huellas.
Iba alborozado subiendo los escalones que me conducían a la iglesia, cuando fui interceptado por una señora muy amable. Cuando le dije que era español, como el santo, me enseñó todos los lugares, desde el emplazamiento donde estuvo la tumba hasta que fue trasladada a Goa. los monumentos, las cruces, la iglesia en general, y un pañuelo navarro de color rojo, comprado en Javier, que le había sido regalado el año 2006 por un aventurero español llamado Álvaro de Marichalar
[Entre sus expediciones hay que destacar la realizada en 2006 con motivo del V Centenario del nacimiento de su antepasado San Francisco Javier. Navegó en solitario desde la isla china de Sancián (lugar donde murió el Patrón de Navarra) hasta Tokyo].
(pincha)
Me quedé unas 3 horas casi extasiado admirando el lugar. La vista del mar desde lo alto de esa colina era bella.
Regresé regocijado al puerto y hallé un hotel encantador cuya dueña me hizo un precio especial por una habitación con cama de matrimonio. Cené en el restaurante de la planta baja una gran bandeja de pescado fresco, delicioso, acompañado de una cerveza Tsingtao.
Ese día sería el más feliz de mi viaje por China."
***
Os invito a que echéis una ojeada al álbum de fotos sobre Sancián, la isla donde murió San Francisco Javier y, de paso, a que comprobéis el éxito de nuestra tarea de ayer. Amplía el mapa, aléjate utilizando sólo los mandos + y - (abajo a la derecha) para situarte: